¿Por qué retira Rusia el grueso de sus fuerzas de Siria?

Artículo Original. También publicado en INFOBAE el 19/03/2016.

putinyassad
Rusia anunció que retiraría el grueso de sus tropas de Siria, comunicando que los objetivos de la misión han sido alcanzados. El hecho viene a bajar las tensiones entre los actores regionales, y signaría una nueva realidad geopolítica sobre Medio Oriente. Sin el esfuerzo bélico del Kremlin, Damasco no tiene posibilidades de reconquistar la totalidad del territorio sirio. En la foto, Vladimir Putin saluda a Bashar al-Assad en Moscú, en octubre de 2015. Crédito por la imagen: Alexei Druzhinin / AP.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó la retirada del grueso de las fuerzas rusas apostadas en Siria. La decisión se produce casi siete meses después de que los contingentes rusos entraran en la refriega siria, en principio para socorrer al régimen de Bashar al-Assad. Con este anuncio, lo cabal es que Moscú apuesta por bajar las tensiones que de momento venían recrudeciendo día a día, especialmente con Arabia Saudita y con Turquía.

La retirada rusa, que cabe aclarar no es completa, responde al pragmatismo del Kremlin. En primera instancia, este evidentemente ha logrado preservar al régimen alauita en el poder. Como consecuencia, esto implica que los rusos conservan a su aliado, como así también su única salida estratégica al Mediterráneo, la base naval de Tartus. Desde una perspectiva más amplia, aunque es muy temprano para confirmarlo, la retirada de las fuerzas rusas delinearía las nuevas fronteras de facto de una Siria fragmentada.

Hace una semana, por medio de una columna, discutía que existían fundamentos para suponer que las tensiones entre Rusia (por un lado), y Arabia Saudita y Turquía (por el otro), no estallarían en una guerra abierta. Si bien reconocía que un escenario bélico de grandes proporciones era posible –y– en teoría aún lo es, argumentaba que ningún actor tenía algo que ganar con un enfrentamiento directo. Obligados a tomar posición en el marco del conflicto sectario que sacude a Medio Oriente, sucede que los sauditas, los turcos, y una coalición de países sunitas, están vehemente opuestos a que Irán preserve su influencia en Siria, lo que equivale a que Assad permanezca como mandamás en Damasco. Los actores sunitas entienden que el conflicto sirio no será solucionado en tanto no haya un cambio de régimen, y su oposición al clan Assad estriba en los múltiples intereses en juego. Entre otras razones, la proximidad geográfica de las áreas calientes con las zonas fronterizas, y las sensibilidades religiosas encontradas, que echan leña al fuego de cual extremismo antisistémico como es el yihadismo, obligan a las partes enfrentadas a Irán a plantear su oposición.

Además de la retórica religiosa que pueda ser empleada, en los niveles de la alta política, la principal preocupación de los turcos está representada por la pérdida de influencia a nivel regional, incluyendo el cercamiento de Turquía por parte de Rusia, (que tiene presencia militar en Crimea y en la costa siria), y el riesgo de que los kurdos consoliden una entidad soberana a lo largo de la frontera sur con Siria. Si esto último llegara a ocurrir, el riesgo de que sucedan disturbios importantes entre la población turca de origen kurdo sería considerable, sobre todo si se tienen presentes los antecedentes políticos, y mismo terroristas, existentes dentro de este grupo étnico.

En el caso de las monarquías árabes del Golfo, la realidad de una Siria fragmentada esquematiza una amenaza tajante al statu quo. Puesto sucintamente, la lógica es la siguiente: si las fronteras sirias (e iraquíes) han quedado desbaratadas en todo menos en nombre, ¿qué impide que el devenir histórico se torne en contra del multimillonario establecimiento monárquico que prevalece en la región?

En efecto, luego de que las placas tectónicas de la política mediooriental se desplazaran, como resultado de todos los eventos desatados con la llamada Primavera Árabe, para algunos parecía que la “era Sykes-Picot” ha llegado a su fin. Esta observación, contrastable en Siria y en Irak, apunta a que los trazados fronterizos característicos de la región, delineados por Francia y Gran Bretaña durante y luego de la Primera Guerra Mundial, no han probado ser lo suficientemente duraderos como para sostener más de un siglo de permanencia.

En todo caso, lo cierto es que las monarquías en cuestión temen por su supervivencia, y en la medida que observan que Estados Unidos se retira de Medio Oriente, encuentran en Irán y en el gobierno sirio una amenaza perniciosamente desestabilizadora.

mapasiria
El mapa muestra las áreas de control previa y posteriormente a la implementation del cese al fuego pactado por Estados Unidos y Rusia. Crédito por el mapa: Financial Times.

Habiendo dicho esto, los destacamentos rusos en Siria figuraban como una llaga que entorpecía los esfuerzos combinados de los Estados sunitas. En otras palabras, su mera presencia ponía en riesgo un enfrentamiento con un enemigo digno de ser temido, en circunstancias que, tal como lo mostró el incidente con el caza ruso derribado por los turcos, podrían subir de tono muy rápidamente. Cabe afirmar, en parte por esta misma razón, que, tras el anuncio de la retirada rusa, Putin espera bajar las tensiones. Rusia ya tiene demasiadas presiones financieras y encargos en materia de defensa para comprometerse a una misión militar permanente, y de semejante operatividad logística como la desplegada en Siria.

A esto se refiere Putin cuando sostiene que es tiempo de concentrarse en las conversaciones de paz. El hombre fuerte de Rusia ha creado indubitablemente las condiciones para que la continuada existencia del régimen de Assad sea una realidad asentada en el terreno. Con esto, Putin en simultaneo proyecta fuerza que puede canjear, en términos de influencia, tanto en casa como en el extranjero, particularmente en las subsiguientes negociaciones, sobre Siria y sobre Ucrania.

Por otro lado, aunque a estas alturas sería iluso dar por completamente terminada la presencia rusa en Siria, la retirada puede ser interpretada como un mensaje hacia Assad y compañía. Con las presentes medidas, Moscú le dice a Damasco que no se comprometerá a continuar la reconquista del territorio sirio perdido. En consecuencia, Rusia le dice al mundo que está dispuesta a buscar el consenso en función de velar por la estabilidad regional que tanto preocupa a todas las partes. Con la zona aledaña al mediterráneo asegurada en manos de Assad, de momento los rusos estarían viendo sus intereses en materia de seguridad satisfechos. No obstante, esto no quita la amenaza permanente que suponen los elementos yihadistas rusos, especialmente en la vulnerable región del Cáucaso septentrional (norte), de donde provienen algunos miembros del Estado Islámico (ISIS).

fronterasmediooriente
Este mapa muestra las nuevas fronteras hipotéticas que tendría Medio Oriente en el futuro cercano. Si no quedan constituidas de forma legal, en la práctica podrían constituir una realidad. Crédito por el mapa: The Telegraph.

Por lo pronto quedará por verse cómo quedan trazadas las fronteras en el plano real. La nueva realidad en el terreno, en continuo desarrollo, podría sobrevenir en un Estado alauita, gobernado por el clan Assad; otro sunita, incluyendo las áreas dominadas por el ISIS en Siria y en Irak; otro chiita, comandado desde Bagdad por la mayoría chiita al sur de Irak; y finalmente otro kurdo, regido desde Erbil por una autoridad que ambiciona la autodeterminación.

Comentarios

comentarios

2 opiniones en “¿Por qué retira Rusia el grueso de sus fuerzas de Siria?”

Comentarios cerrados.