Seguridad de Israel: punto de consenso entre Rusia y Estados Unidos

Artículo Original.

Vista del rastro de humo que dejo en el cielo un misil Patriot disparado por Israel para interceptar un caza de combate sirio que pentró el espacio áereo israelí, el 24 de julio de 2018. Al momento de escribir se desconoce la suerte final de los pilotos del Sukhoi-24 derribado. Este tipo de incidentes ponen de manifiesto el riesgo de que se produzca una escalación en el sur de Siria involucrando a Israel. Tanto Estados Unidos como Rusia están de acuerdo que tal escenario debe ser evitado. Crédito por la imagen: David Cohen / Flash90.

A propósito del encuentro entre Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki el 16 de julio, varios analistas tienen la impresión de que el ganador más claro ha sido Benjamín Netanyahu. Si bien Estados Unidos es tradicionalmente receptivo a las necesidades de Israel, en las circunstancias actuales los rusos también están manifestando una valoración positiva hacia dicho país.

A juzgar por la conferencia de prensa ofrecida por los mandatarios de las potencias, Israel representa un punto de consenso en la agenda. Trump aseguró que trabajará con su homólogo ruso para velar por la seguridad de Israel. Putin, por su parte, insistió en la necesidad de garantizar el statu quo (el cese al fuego) que sucedió a la guerra de Yom Kippur. Pero teniendo en cuenta que han habido y continuarán ocurrido incidentes de violencia, que podrían servir de catalizadores para una escalación en el sur de Siria, Washington y Moscú parecen acordar la necesidad de ofrecerle a Israel garantías para congelar o desacelerar las tensiones en la región aledaña a los Altos del Golán. Continuar leyendo “Seguridad de Israel: punto de consenso entre Rusia y Estados Unidos”

Israel – Estado nacional judío: una ley contraproducente e innecesaria

Artículo Original. Publicado también en AURORA el 25/07/2018.

La ley “Israel-Estado nacional judío” es controversial y refleja la grieta creciente en la sociedad israelí en relación con asuntos identitarios. La ley representa una victoría símbolica de quienes ponderan judaismo por sobre democracia. Pero lejos de introducir cambios en la vida cotidiana, la ley a lo sumo refleja el pesimismo de los sectores duros hacia una solución de dos Estados, que evitaría la necesidad de escudar jurídicamente el carácter judío de Israel. Crédito por la imágen: Knesset.gov.il

El 19 de julio el Parlamento israelí aprobó una ley controversial para afianzar el carácter judío de Israel, estableciendo que el país es el “hogar nacional” del pueblo judío. Aprobada por una diferencia de siete votos, la medida reafirma la autodeterminación judía en el corpus jurídico conocido como ley básica o fundamental. Dado que Israel no posee constitución escrita, las leyes “básicas” actúan como un mecanismo similar, representando anclas inviolables que son difícil de enmendar. La ley “Israel – Estado nacional judío” se convierte entonces en la número 16.

Este desarrollo levanta polémica y polariza a la sociedad israelí. La nueva legislación degrada al árabe de idioma oficial a “lengua especial”, y consagra los símbolos patrios judíos como la bandera, el himno (hatikva) y el escudo con la menorá. Afianza además la responsabilidad del Estado por fomentar la inmigración judía y velar por el carácter no laboral del shabat (sábado). También fija a Jerusalén como “capital unificada y completa” de Israel, y establece que el Estado perseguirá el asentamiento de judíos como un valor nacional.

Estas introducciones normativas vienen a resaltar cosas que se suponían obvias. En efecto, nadie duda de que Israel fue creado por sus fundadores con el expreso propósito de servir como hogar nacional judío. Por ello, y en vista del antagonismo que la nueva ley despierta en sectores árabes, vale preguntarse para qué sirve y qué consecuencias prácticas tendrá. Continuar leyendo “Israel – Estado nacional judío: una ley contraproducente e innecesaria”

Entrevistas con los medios: la decisión de Trump y la situación en Israel

Entrevista con NTN24 (Bogota, Colombia), realizada el 08/12/2017.

Entrevista con TN (Buenos Aires, Argentina), realizada el 09/12/2017.

Entrevista con ‘El Zoom de RT‘, realizada el 13/12/2017.

 

Entrevista con MDZ Radio (Mendoza, Argentina), realizada el 07/12.

Mover la embajada de Estados Unidos a Jerusalén podría acercar un acuerdo de paz

Artículo Original. Publicado también en INFOBAE el 07/12/2017.

El presidente estadounidense Donald Trump sostiene el memorándum firmado mediante el cual Estados Unidos se compromete a mover su embajada en Tel Aviv a Jerusalén, el 6 de diciembre de 2017. En contraste con una multiplicidad de voces, en lo personal creo que el anuncio será positivo para afianzar los prospectos de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos. Crédito por la imagen: Mandel Ngan / AFP.

El presidente estadounidense Donald Trump anunció el 6 de diciembre que Washington reconocerá de aquí en más a Jerusalén como la capital de Israel. El anuncio desató una ola de críticas desde muchos frentes, comenzando por el propio Departamento de Estado, y continuando por diversos Gobiernos con intereses contrapuestos. A raíz del discurso cabe debatir cómo se desarrollarán las cosas, y hasta qué punto este acontecimiento tendrá repercusiones en el conflicto israelí-palestino, sean negativas, o bien positivas. Sin desmerecer la opinión de una mayoría de analistas y expertos, en este espacio propongo defender la decisión de Trump como un gran acierto en política exterior. Creo que, pese a que la jugada es evidentemente proisraelí, a la larga podría facilitar un acuerdo definitivo.

Por lo pronto, contrarío a la especulación que se reproduce en algunos medios de comunicación, lo cierto es que la decisión de Trump no altera la situación de facto en el terreno. Más allá de las controversias existentes, Jerusalén opera como capital de Israel desde que este ganó su guerra por la independencia. No por poco todos los mandatarios extranjeros que visitan el país son recibidos en dicha ciudad, y no así en Tel Aviv. Ahora bien, es innegable que la decisión de mover la embajada es polémica, y que ciertamente generará mucho malestar entre musulmanes, desembocando en protestas potencialmente violentas. Continuar leyendo “Mover la embajada de Estados Unidos a Jerusalén podría acercar un acuerdo de paz”

El proceso de paz después de Obama

Artículo Original.

Barack Obama durante una reunión con Benjamín Netanyahu en Nueva York, el 21 de septiembre de 2016. La abstención aquiescente de Obama frente a la resolución 2334 del Consejo de Seguridad deja a Israel en una situación de vulnerabilidad diplomática. ¿Cual es el prospecto de que las negociaciones de paz puedan continuar en el futuro? Crédito por la imagen: Kevin Lamarque / Reuters.

La resolución 2334 del Consejo de Seguridad adoptada el 23 de diciembre es perjudicial para Israel, y ha complicado el prospecto de que las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos vayan a reanudar en el corto plazo.

Aunque queda por verse cómo actuará Estados Unidos de cara a la asunción de Donald Trump –quien ya anunció que revertiría la decisión– lo cierto es que el documento de las Naciones Unidas allana el camino para que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) busque deslegitimar a Israel en los foros internacionales. Esto no es algo nuevo, y de hecho es lo que viene ocurriendo con los esfuerzos diplomáticos de Mahmud Abbas. No obstante, la diferencia estriba en que ahora los palestinos se han anotado una victoria contundente, que cuenta con el peso y apoyo simbólico de las potencias mundiales.

Con esta coyuntura de fondo, la presión internacional contra Israel podría exacerbar; sobre todo en materia de boicots, puesto que la resolución deja la puerta abierta para que los países opten por este tipo de medidas. ¿Qué representa entonces este desarrollo sobre el demacrado proceso de paz? En principio, si bien el proceso de paz propiamente dicho ya estaba paralizado desde hace años, cabe suponer que la arremetida de Barack Obama contra el Estado hebreo tenga un impacto negativo. Continuar leyendo “El proceso de paz después de Obama”

Israel y Rusia: relación estratégica

Publicado originalmente en AURORA el 19/06/2016. Aquí se ofrece una versión más extensa del mismo artículo.

F120625FFMS06-e1368725473353
El presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, reunidos en Jerusalén, el 25 de junio de 2012. En los últimos años viene dándose un acercamiento sin precedentes entre Israel y Rusia. Si bien ambos países tienen intereses contrapuestos, en definitiva se necesitan mutuamente por cuestiones estratégicas. Crédito por la imagen: Marc Israel Sellem.

Las relaciones entre Israel y Rusia están en su punto histórico más alto. Para inferir esto, alcanza con observar que viene dándose un número sin precedentes de reuniones oficiales. El 7 de junio marcó la tercera vez, desde septiembre del año pasado, en que Netanyahu viaja a Moscú a estrechar la mano de Vladimir Putin. En este sentido, ambos países conmemoraron el 25 aniversario de relaciones diplomáticas.

Algunos comentaristas hablan de un romance, que sea ideológicamente verídico o de conveniencia estratégica, viene haciéndose más serio desde hace años. El presidente ruso visitó Israel dos veces, en 2005 y en 2012. También notorio, Avigdor Lieberman, exministro de Exteriores y actual ministro de Defensa, es admirador de Putin, y se ha vuelto un parroquiano del Kremlin: visitó Moscú en 2009, 2011, 2012, 2013 y 2015. Todo esto sin contar diversas reuniones ministeriales, y múltiples acuerdos de cooperación.

En esencia, es evidente que existe un vínculo creciente entre Rusia e Israel. Esta amistad se explica en correlaciones de índole pragmática, que aparentemente lograron sobreponerse a las importantes diferencias de criterio que separan a las partes. Lo que no está claro todavía, es si estas afinidades serán determinantes al momento de definir las relaciones bilaterales a largo plazo. No obstante, dado el nivel de cooperación sin precedente entre Moscú y Jerusalén, es conveniente analizar una relación que –según lo cree este autor– podría alterar significativamente el panorama diplomático de Medio Oriente. Continuar leyendo “Israel y Rusia: relación estratégica”

Israel: cambio de guardia y derechización

Artículo publicado originalmente en AURORA el 22/05/2016.

F160111MA007-e1463380704189
Benjamín Netanyahu (derecha), y Moshé Yaalón (izquierda) durante una reunión del partido Likud en Jerusalén, el 11 enero de 2016. A raíz de una polémica nacional, ambas figuras se han distanciado. Yaalón, un reconocido militar de carrera, ocupaba hasta recién el cargo de ministro de Defensa, el cual pasará ahora a manos de Avigdor Liberman, un populista con pocas credenciales castrenses. Esta situación ha suscitado controversia, y muestra que el sistema político israelí puede presentar incongruencias. Crédito por la imagen: Miriam Alster.

Nadie discute que Israel, políticamente hablando, viene derechizándose desde hace 15 años. Es una tendencia clara y evidente, y ha alcanzado un nuevo hito. El último 19 de mayo se anunció que Avigdor Liberman pasaría a formar parte del gabinete israelí como ministro de Defensa, integrando de este modo al partido derechista Israel Beiteinu a la coalición de gobierno. Con este anuncio, el Gobierno número 34 se reconfirma como el más derechista en la joven historia del Estado hebreo. Se trata de una coalición dominada por nacionalistas partidarios de mano dura, quienes no han sabido reconciliarse con la centroizquierda, el espectro de donde estriba la principal fuente de oposición.

En perspectiva, el laborismo israelí, que avasalló la política durante las primeras tres décadas de existencia del Estado, parecería haber quedado relegado a una posición muy por detrás de las glorias de otrora.

Por eso, aunque hay que preguntarse qué significa Liberman como ministro de Defensa, es necesario reflexionar sobre el contexto actual; sobre esta tendencia a la derechización, y sus repercusiones en la sociedad israelí y en el proceso de paz. Continuar leyendo “Israel: cambio de guardia y derechización”

¿De camino a una tercera intifada?

Artículo Original. Publicado también en INFOBAE el 14/10/2015; y en AURORA el 14/10/2015 bajo el título “Las Intifadas como llamados de atención internacional”.

intifada2
Una nueva ola de violencia viene impactando las relaciones entre israelíes y palestinos, dando pie a que algunos analistas ya hablen de una Tercera Intifada. En la foto, un palestino enmascarado lanza rocas en Hebrón contra soldados israelíes durante los enfrentamientos del 10 de octubre. Crédito por la imagen: Hazem Bader / AFP.

Tierra Santa es nuevamente foco de atención con motivo de los actos terroristas que vienen sacudiendo a israelíes y a palestinos desde hace algunas semanas. En medio de la violencia, los analistas se preguntan si se avecina una Tercera Intifada, o si esta ya es una realidad asentada. Todos los días vienen registrándose nuevos incidentes, generalmente provocados por jóvenes palestinos con armas blancas, contra uniformados y civiles israelíes.

Desde mi punto de vista, delinear a estas alturas si en efecto se trata de una intifada, es decir de un levantamiento general, es prematuro, en tanto la aseveración genera mayor pesadumbre y ansiedad. Sin embargo, en cualquier caso, la pregunta obvia es por qué está sucediéndose semejante escalada; por qué en este momento, y qué responsabilidad puede atribuírsele a cada bando. Continuar leyendo “¿De camino a una tercera intifada?”

Benjamín Netanyahu en las Naciones Unidas: 45 segundos de silencio

Artículo Original.

netanyahuonu
El 1 de octubre pasado, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu habló frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Fiel a su estilo, para llamar la atención apeló a un silencio de 45 segundos. Lo hizo para marcar, alegóricamente, la pérdida de seriedad del cuerpo internacional frente a las aspiraciones nucleares de Irán. Crédito por la imágen: Cia Pak / Naciones Unidas.

Como es costumbre en esta época del año, las Naciones Unidas (ONU) inauguran las sesiones en la Asamblea General con las intervenciones introductorias de los mandatarios del mundo. Este órgano representa el principal foro internacional existente, conglomerando a 193 Estados miembros, entre otras delegaciones observadoras de distintos organismos. Al caso de la cuestión israelí-palestina, Benjamín Netanyahu pronunció su discurso el 1 de octubre, y expuso su visión acerca de los peligros latentes que acechan a su país y a Medio Oriente.

En este espacio, tal como hiciera con la exposición de Mahmud Abás, me propongo resumir y luego discutir el discurso del primer ministro israelí. Lo primero para decir es que habló durante 40 minutos, y, previsiblemente, centró su discurso en la amenaza planteada por el programa nuclear iraní, manifestando enfáticamente su oposición al acuerdo de las potencias con Teherán. Remarcó, en indirecta alusión a la administración Obama, que la historia enseña que dejadas al azar, las buenas intenciones por sí solas no bastan para lidiar con el mal. En efecto,  Netanyahu dedicó dos tercios de su tiempo para aislar a Irán y demostrar lo ridículo que es el acuerdo con dicho régimen islámico. Citó, por ejemplo, dichos por parte del líder supremo de la revolución, Ruholla Jomeini, quien habría aseverado que el acuerdo con Estados Unidos no cambiaba nada, y que por consiguiente, los estadounidenses seguían siendo vistos como enemigos. Para validar su punto, Netanyahu también mostró desde el estrado un texto reciente, escrito y difundido por Jomeini, en donde este detalla cómo será la destrucción de Israel. Continuar leyendo “Benjamín Netanyahu en las Naciones Unidas: 45 segundos de silencio”

Lo que Obama no entendió de Israel

Artículo Original.

netanyahuobamaabbas
El presidente estadounidense Barack Obama junto con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino Mahmud Abás, reunidos en Washington en septiembre de 2010. Crédito por la imagen: Tim Sloan / AFP.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu está jugando con fuego entrometiéndose en la política estadounidense, apoyando al partido republicano para mermar a la administración del presidente Barack Obama. Netanyahu es en sí una figura polémica tanto en Israel como en el extranjero, y el argumento en contra de su intransigencia en Washington es sólido y conocido.

Para empezar, en 2012 Netanyahu apoyó abiertamente a Mitt Romney, elogiándolo en una preparada recepción en Israel, y muchos acaudalados donantes de dicho candidato republicano contribuyeron con el líder del Likud. Para su última campaña, Netanyahu empleó a un estratega político conservador que ha trabajado con el senador Ted Cruz, una de las principales voces críticas contra Obama. Quizás más importante, en 2013 el primer ministro asignó a Ron Dermer, un norteamericano y confidente cercano bien recibido entre los republicanos, como embajador en Estados Unidos. De acuerdo a los medios estadounidenses, Dermen habría jugado un papel central en coordinar con John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, la visita reciente del premier israelí al Congreso. Comprensiblemente, para sus críticos, Derman no es el embajador de Netanyahu ante Estados Unidos, sino más precisamente “su embajador ante el partido republicano”.

No obstante, e indistintamente de si actuó bien o mal, cabalmente se puede consensuar que el premier israelí entiende cómo funciona la política en Estados Unidos. ¿Pero entiende Obama cómo funcionan las cosas en Israel? Continuar leyendo “Lo que Obama no entendió de Israel”