Teoría de las Relaciones Internacionales y Medio Oriente: realismo

Ensayo Original.

realismomediooriente
El príncipe de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed Al-Nahyan, en una visita oficial a Arabia Saudita, en abril de 2015. La foto corresponde a la base área Rey Fahd. Según la teoría realista de las Relaciones Internacionales, el poder militar es el factor que más influye en el desarrollo de la política mundial. Crédito por la imagen: The National UAE.

Como disciplina académica, el estudio de la diplomacia y de los asuntos internacionales presenta varios marcos teóricos. En esta materia, las teorías imparten aproximaciones conceptuales para explicar y dar cuenta del comportamiento de los actores que influyen sobre el globo. Por supuesto, el principal foco de los modelos teóricos son las entidades políticas, particularmente los Estados.

Como bien sabe cualquier estudiante de Relaciones Internacionales, los modelos teóricos estriban de una pregunta filosófica fundamental. Como entes racionales por naturaleza, ¿qué somos los seres humanos?, ¿bondadosos o egoístas? En líneas generales, según la respuesta que uno escoja, se estará más cerca de una postura “realista” o de una postura “liberal”. Este debate es el más trascendental de la disciplina. A partir del comportamiento humano, las teorías –realistas o liberales– buscan predecir el comportamiento de los Estados.

En tanto los realistas dirán que los Estados actúan motivados por intereses egoístas, principalmente en función de acrecentar su poder e influencia, quienes suscriben con alguna vertiente liberal dirán que esta machtpolitik, o “política de poder”, no es tan determinante como los realistas sugieren, y que los Estados, en las circunstancias adecuadas, prefieren cooperar antes que desconfiar entre sí.

Por otro lado, dejando de lado el debate entre realistas y liberales, existe un tercer enfoque que viene ganando protagonismo en las últimas dos décadas. Se trata de una perspectiva amplia, en rigor con dos vertientes principales, que adscribe a la opinión de que la cultura tiene un rol preponderante en las relaciones internacionales, puesto que los valores y las ideas de las sociedades sopesan sobre el comportamiento de los Estados. Como hablar de cultura es hablar de algo abstracto –algo con lo que no se puede “experimentar” con facilidad– este es un concepto difícil de definir, y no obstante fácil de comprender. Es evidente que no todas las sociedades comparten la misma cultura, las mismas normas o preferencias, y que esto, a su vez, tiene un impacto en la política internacional. Quienes sostienen que la cultura es algo más o menos estático difícil de cambiar (con especial énfasis en la religión) se llaman culturalistas, y se posicionan más cerca de los realistas. En cambio, quienes sostienen que las normas y preferencias son el resultado de construcciones sociales cambiantes se llaman constructivistas, y se posicionan más cerca de los liberales.

¿Pero cómo aplican estos enfoques a Medio Oriente? Soy de la opinión que, de la misma manera en que no existe una única receta para los problemas del mundo, un solo enfoque teórico no puede abarcar la complejidad y la vertiginosidad del globo. Pero si bien siempre hay un punto en donde los conceptos se complementan entre sí, en algunos casos algunos funcionan mejor que otros. Es decir, una teoría que puede explicar la realidad algunas veces, en determinado tiempo y lugar, posiblemente fallé para contextualizar lo que acontece en otro momento y espacio. ¿Qué hay entonces de Medio Oriente? ¿Qué enfoques teóricos son más adecuados para denotar lo qué sucede?

Como parte de una entrega de tres partes sobre la teoría de las Relaciones Internacionales y Medio Oriente, si por lo pronto tengo que escoger entre una de estas grandes disposiciones teóricas escojo la postura realista. En artículos venideros discutiré las otras aproximaciones. Continuar leyendo “Teoría de las Relaciones Internacionales y Medio Oriente: realismo”

¿Cuánto durará la tregua en Siria?

Artículo Original. También publicado en AURORA el 03/03/2016; y en INFOBAE el 07/03/2016.

alepo
Si bien Estados Unidos y Rusia acordaron un cese al fuego en Siria, ninguno de los actores regionales parece dispuesto a aceptar la realidad en el terreno. Con la balanza favoreciendo al régimen de Bashar al-Assad, una coalición de países sunitas amenaza con intervenir militarmente enviando fuerzas a Siria. En la foto, un niño sirio en el distrito norte de Alepo. Crédito por la imagen: Baraa Al-Halabi / AFP / Getty Images.

Reunidas en Múnich, el mes pasado, las potencias acordaron un cese al fuego en Siria. Se trata de una tregua, de duración incierta, articulada con el fin de que la tan necesitada ayuda humanitaria pueda llegar a las zonas calientes más afectadas por la guerra. No contempla el cese de hostilidades contra el Estado Islámico (ISIS), ni tampoco define pasos a seguir a futuro. Esto significa que no intenta encaminar a los actores involucrados a una verdadera negociación para resolver sus diferencias.

Siendo este el caso, los analistas han tratado la noticia de la tregua con cautela y escepticismo. Desde el punto de vista humanitario, visto en el corto plazo, el cese al fuego, aunque imperfecto, ciertamente es mejor que nada. Desde otro lugar, pensando en un plazo más amplio, si se mantiene el cese al fuego, este será aprovechado por los actores regionales para reacomodar sus fichas en el tablero, en disposición para futuras ofensivas. En efecto, hay indicios de que el escenario bélico sobre el Levante podría densificarse drásticamente en los próximos meses, y que, llegado el caso, la violencia podría escalar hasta alcanzar una escala virtualmente global. Siria es solamente el escenario más visible de una guerra más extensa por el dominio geopolítico de Medio Oriente. Continuar leyendo “¿Cuánto durará la tregua en Siria?”

Los secretos del proceso de paz palestino-israelí

Documento fílmico de la televisión israelí traducido por PENSANDONOS.COM.AR y editado por HATZAD HASHENI.

En julio del año 2000, el entonces primer ministro israelí Ehud Barak, el expresidente Bill Clinton, y Yasir Arafat, reunieron a sus respectivas delegaciones en Camp David para intentar alcanzar una solución al conflicto palestino-israelí. En la fotografía, tomada el 21 de julio, los líderes posan para la prensa. Un periodista le pide a Clinton declaraciones acerca del estado de las negociaciones, y Clinton responde que las partes acordaron no emitir comentarios. El periodista pregunta entonces: ¿es eso lo único que han acordado hasta ahora?. El presidente se ríe. Crédito por la imagen: Stephen Jaffe / AFP.
En julio del año 2000, el entonces primer ministro israelí Ehud Barak, el expresidente Bill Clinton, y Yasir Arafat, reunieron a sus respectivas delegaciones en Camp David para intentar alcanzar (sin éxito) una solución al conflicto palestino-israelí. En la fotografía, tomada el 21 de julio, los líderes posan para la prensa. Un periodista le pide a Clinton declaraciones acerca del estado de las negociaciones, y Clinton responde que las partes acordaron no emitir comentarios. El periodista pregunta entonces: “¿es eso lo único que han acordado hasta ahora?” El presidente se ríe. Crédito por la imagen: Stephen Jaffe / AFP.

El canal 13 de la televisión israelí trasmitió recientemente, entre el 3 y el 17 de noviembre, un documental de tres capítulos acerca del proceso de paz entre israelíes y palestinos. Realizada por el programa Hamakor (“la fuente”), y presentada por el periodista Raviv Druker, la investigación incluye entrevistas sin precedentes a casi todos los actores que estuvieron involucrados directa o indirectamente en las rondas de negociaciones.

Gracias a Pensandonos.com.ar y a Hatzad Hasheni podemos ver aquí este valioso documento televisado subtitulado al español. Continuar leyendo “Los secretos del proceso de paz palestino-israelí”

Un mundo liderado por Corbyn y Trump

Artículo publicado originalmente en BASTION DIGITAL el 08/10/2015.

Trump-Corbyn
Con Jeremy Corbyn (derecha) a la cabeza del partido laborista británico, y Donald Trump (izquierda) posicionándose como candidato republicano, vale preguntarse qué podría suceder si ambos terminan comandando el destino de sus respectivos países. Crédito por la foto: Slaven Vlasic (Trump) / Gus Campbell (Corbyn) / newsthump.com (edición).

Imagínese por un momento la siguiente la situación. Corre el año 2020, y Jeremy Corbyn, sin entrar en detalles, además de haber logrado imbuir al laborismo británico con su liderazgo, más impresionantemente todavía, se ha impuesto en los comicios generales, convirtiéndose en primer ministro tras una década de gobierno conservador. Paralelamente, al otro lado del Atlántico, el presidente republicano Donald Trump aguarda confiado la reelección, puesto que su gestión, al grano y sin rodeos, ha sido bien recibida por un amplio margen del electorado estadounidense.

Si bien a estas alturas este escenario parece inverosímil, lo cierto es que ambas figuras están acaparando la atención. Corbyn, es cierto, pese a ser un reaccionario de la izquierda idealista, se ha alzado al mando del partido laborista, rompiendo, al menos desde la abstracción teoríca, con la moderación centrista de sus predecesores. Trump, por otra parte, es una estrella mediática en ascenso, y está ganando lugar en las encuestas de opinión, a tal punto que al partido republicano no le ha quedado otra que tomárselo muy enserio. Pero a juzgar por sus ideas y carácter, ambos referentes aparentarían ser eventos mutuamente excluyentes. Uno parecería ser la perfecta antítesis del otro; y puesto de esta manera, siguiendo la situación hipotética planteada, de momento vale preguntarse qué sucedería si por algún motivo u otro ambos terminan capitaneando el destino de sus respectivos países. Continuar leyendo “Un mundo liderado por Corbyn y Trump”

La crónica de un embajador israelí en Estados Unidos

Artículo Original.

    El presidente Barack Obama recibe en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en julio de 2009, a Michael Oren, para entonces recién nombrado embajador israelí, durante la presentación de cartas credenciales. Oren fue embajador entre 2009 y 2013, y recientemente ha publicado un libro con sus memorias. El texto ha sucintado mucha polémica, y se destaca por la enfática critica de Oren hacia el presidente Obama, alegando que este no ha entendido a Israel ni la realidad de Medio Oriente. Crédito por la imágen: Archivo Casa Blanca.
El presidente Barack Obama recibe en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en julio de 2009, a Michael Oren, para entonces recién nombrado embajador israelí, durante la presentación de cartas credenciales. Oren fue embajador entre 2009 y 2013, y recientemente ha publicado un libro con sus memorias. El texto ha sucintado mucha polémica, y se destaca por la enfática critica de Oren hacia el presidente Obama, alegando que este no ha entendido a Israel ni la realidad de Medio Oriente. Crédito por la imágen: Archivo Casa Blanca.

¿Qué se siente ser embajador de Israel en Estados Unidos? En su reciente libro, Michael Oren, estadounidense naturalizado israelí, e historiador convertido en diplomático, narra sus experiencias, y da cuenta de los desafíos a los que tuvo que enfrentarse cómo embajador de Benjamín Netanyahu ante la administración de Barack Obama. En Ally: My Journey Across the American-Israeli Divide (que podría ser traducido como “Aliado: mi viaje a través de la brecha estadounidense israelí”) Oren explaya el camino que tuvo transitar para representar al Gobierno israelí en Estados Unidos.

El texto combina el relato autobiográfico del autor, y brinda sus apreciaciones sobre eventos claves que marcaron su estadía en Washington en calidad de ministro plenipotenciario. El libro ofrece una perspectiva abarcativa acerca del rol exigente al que se somete un embajador israelí en Estados Unidos. Quizás lo más interesante del libro estriba de las críticas del autor a las políticas de Obama para con Medio Oriente e Israel. Oren, quien nunca antes había servido como diplomático, fue embajador entre julio de 2009 y septiembre de 2013, y en su libro, a forma de crónica, da lugar a reflexiones que terminan en críticas rotundas al presidente norteamericano. Oren sirve en la actualidad como miembro de la Knesset (parlamento) por el nuevo partido Kulanu, formado por expartidarios del Likud, y su visión por lo pronto podría ser representativa de un espectro importante del establecimiento político israelí, por lo que merece ser analizada. Además, me permito agregar que en algún punto la misma es representativa de mi propio pensamiento. Continuar leyendo “La crónica de un embajador israelí en Estados Unidos”

¿El fin de la hegemonía estadounidense en Medio Oriente?

Artículo Original.

nimitz
Un F/A-18C Hornet despega desde la cubierta del portaaviones USS Nimitz en noviembre de 2013, mientras transitaba el mar Mediterráneo. Según una lectura de los eventos recientes, la reticencia del presidente Barack Obama a proyectar poder frente a Irán podría traer consecuencias negativas a la reputación de Estados Unidos, tanto entre sus amigos como enemigos. Crédito por la imagen: Jacquelyn D. Childs / U.S. Navy.

Existe una opinión interdisciplinaria entre muchos analistas que supone a India y a China como las potencias dominantes del siglo XXI. Implícito en este escenario habría un papel menor para Estados Unidos, viéndose su proyección global reducida, por lo pronto en términos relativos con el presente. En el futuro aparentemente habrá un balance internacional que le será desfavorable. Ya no será la única superpotencia, y en función del ascenso de otros actores, principalmente los recién mencionados, tendrá que lidiar con un sistema virtualmente multipolar. Sin ir más lejos, en lo que respecta a Medio Oriente este proceso ya parece estar ocurriendo, y no necesariamente por las acciones de terceros actores. Por el contrario, las propias decisiones de la Casa Blanca, de no ser revertidas, podrían apresurar el fin de la hegemonía estadounidense en la región.

La administración de Barack Obama no ha entendido la idiosincrasia de Medio Oriente e inadvertidamente se ha encargado de mermar la posición de Estados Unidos tanto entre sus aliados como entre sus enemigos. Obama les soltó la mano a aliados tradicionales como Hosni Mubarak y Zine Ben Ali, y estuvo dispuesto a reconocer a mandatarios islamistas. Apoyó a la mayoría de las protestas masivas en el mundo árabe, pero no a aquellas en Bahréin o Irán. Supuso también que podría enmendar las relaciones con Siria e Irán, cuyos regímenes están empedernidos por exportar terrorismo y desestabilidad. Luego de permanecer cerrada por seis años, en enero de 2011 Estados Unidos reabrió su embajada en Damasco; y sin embargo, tan pronto comenzó la guerra civil siria unos meses más adelante, Obama exigió que Bashar al-Asad diera un paso al costado. Pese a reiteradas líneas rojas establecidas para aplacar al Gobierno sirio, en este frente Obama no se atrevió a comprometerse. En tanto, en la contienda libanesa, Estados Unidos “lideró desde atrás”. Por otro lado, el presidente aceleró la retirada estadounidense de Afganistán e Irak, y al aparecer luego el Estado Islámico (ISIS), actuó con letargo y sin contundencia.

Bien, por cuantos errores estratégicos se hayan dado durante su gestión, nada se coteja con el impacto duradero que podrá tener el acuerdo recientemente firmado con Irán en virtud de su programa nuclear. Continuar leyendo “¿El fin de la hegemonía estadounidense en Medio Oriente?”

Israel, Pollard, y la Casa Blanca

Artículo Original. Publicado también en AURORA el 05/08/2015.

pollard
Manifestantes israelíes piden por la liberación de Jonathan Pollard en frente a la oficina del primer ministro en Jerusalén en 2005. Pollard fue condenado a cadena perpetua en 1985 por la justicia norteamericana por transferir información confidencial a Israel. Desde entonces, mas especialmente desde 1995, Israel ha peticionado por su temprana liberación. Crédito por la imagen: Anmar Awad / Reuters.

Hace pocos días los medios anunciaron que Jonathan Pollard, el exanalista de inteligencia norteamericano de origen judío sentenciado a cadena perpetua por espionaje en favor de Israel, sería liberado en noviembre próximo tras permanecer durante treinta años en prisión. Pollard fue capturado en 1985 por el FBI mientras intentaba infructuosamente conseguir asilo en la Embajada israelí en Washington. Desde entonces, el incidente Pollard ha sido una astilla en las relaciones entre los sucesivos Gobiernos israelíes y la Casa Blanca. Pollard nunca expresó remordimiento por haber transferido información sensible a agentes israelíes, y, de acuerdo con quienes lo defienden, es el único estadounidense en haber recibido la cadena perpetua por pasar material clasificado a un país aliado.

Dadas las circunstancias del presente, tiene sentido asumir que su liberación estaría relacionada con el acuerdo entre Estados Unidos e Irán. En boga entre los analistas y periodistas, esta hipótesis fue – como sería de esperar – rechazada de tajo por los portavoces oficiales. ¿Fue Pollard liberado por el presidente Barack Obama a modo de gesto hacia Israel, para atenuar la tensión que estriba del criticado acuerdo nuclear? Me inclino a pensar que sí. Continuar leyendo “Israel, Pollard, y la Casa Blanca”

El Estado Islámico visto desde el marxismo

Artículo Original.

marxisis
Como disciplina, el materialismo es deshonesto al no reconocer sus limitaciones al momento de análisis a los movimientos islamitas. La religión y la cultura importa y mucho a la hora de dar cuenta de fenómenos como el Estado Islámico (ISIS). En la imagen se ve a un niño posando con la bandera del ISIS en junio de 2014. Crédito por las imágenes: anti-imperialist.com / ibtimes.co.in

Hace algunos días me puse a leer en internet un artículo que analiza al Estado Islámico (ISIS) desde una perspectiva marxista, escrito para la publicación del Socialist Workers Party (Partido Socialista de los Trabajadores) británico. El artículo, hecho por Anne Alexander, una académica de la Universidad de Cambridge, presenta tres disparadores o hitos para asentar, en los términos clásicos del materialismo, que el ISIS es un producto formado como una secuela del neoliberalismo de los gobernantes árabes, la aciaga intervención estadounidense en Irak y la injerencia de los Estados del Golfo. Sucintamente, el artículo se destaca por diferir del análisis más convencional que parte por estudiar las creencias de los movimientos islamistas, juzgándolos en base a sus propias ideas y doctrinas. Por el contrario, el análisis marxista que introduce la autora argumenta que el punto de partida para entender a movimientos como el ISIS es su contenido social, la relación entre sus miembros, y los clivajes de la sociedad en donde los yihadistas participan.

¿Es acertada tal premisa y tal enfoque analítico? En lo que respecta al análisis concreto sobre las dinámicas de Medio Oriente tengo marcadas diferencias. El contraste de enfoques, entre aquel ejemplificado por Alexander y aquel al cual yo suscribo, puede resumirse como un debate entre materialistas y culturalistas. Siguiendo el análisis de Alexander, aquí me propongo mostrar a grandes rasgos ambas perspectivas. Continuar leyendo “El Estado Islámico visto desde el marxismo”

“Los conflictos en el ciberespacio son muy difíciles de predecir”

Entrevista a Paul de Souza, experto en ciberseguridad, realizada para INFOBAE, publicada el 25/04/2015.

0012523256
Paul de Souza es el director y presidente de CSFI (Cyber Security Forum Initiative). Fue director federal de entrenamiento y educación para Norman Data Defense Systems y enseña estrategias para la defensa cibernética en la Universidad de George Washington. Souza tiene más de 15 años de experiencia en el campo de la ciberseguridad y trabajó como ingeniero en jefe de seguridad para AT&T entre otras empresas e instituciones públicas y privadas. En la imagen, de Souza exponiendo en Israel en abril de 2014. Crédito por la imagen: The Institute for National Security Studies (INSS).

Paul de Souza, reconocido experto norteamericano en ciberseguridad, habló con Infobae sobre cómo combatir el terrorismo en la era digital y el desafío de los países latinoamericanos en la materia. Continuar leyendo ““Los conflictos en el ciberespacio son muy difíciles de predecir””

Lo que Obama no entendió de Israel

Artículo Original.

netanyahuobamaabbas
El presidente estadounidense Barack Obama junto con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino Mahmud Abás, reunidos en Washington en septiembre de 2010. Crédito por la imagen: Tim Sloan / AFP.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu está jugando con fuego entrometiéndose en la política estadounidense, apoyando al partido republicano para mermar a la administración del presidente Barack Obama. Netanyahu es en sí una figura polémica tanto en Israel como en el extranjero, y el argumento en contra de su intransigencia en Washington es sólido y conocido.

Para empezar, en 2012 Netanyahu apoyó abiertamente a Mitt Romney, elogiándolo en una preparada recepción en Israel, y muchos acaudalados donantes de dicho candidato republicano contribuyeron con el líder del Likud. Para su última campaña, Netanyahu empleó a un estratega político conservador que ha trabajado con el senador Ted Cruz, una de las principales voces críticas contra Obama. Quizás más importante, en 2013 el primer ministro asignó a Ron Dermer, un norteamericano y confidente cercano bien recibido entre los republicanos, como embajador en Estados Unidos. De acuerdo a los medios estadounidenses, Dermen habría jugado un papel central en coordinar con John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, la visita reciente del premier israelí al Congreso. Comprensiblemente, para sus críticos, Derman no es el embajador de Netanyahu ante Estados Unidos, sino más precisamente “su embajador ante el partido republicano”.

No obstante, e indistintamente de si actuó bien o mal, cabalmente se puede consensuar que el premier israelí entiende cómo funciona la política en Estados Unidos. ¿Pero entiende Obama cómo funcionan las cosas en Israel? Continuar leyendo “Lo que Obama no entendió de Israel”