La política detrás de James Bond

Artículo publicado originalmente en BASTION DIGITAL el 04/11/2015.

Daniel-Craig-james-bond-BW
Daniel Craig es el último actor en encarnar al emblématico James Bond. Al estreno de Spectre, la última de sus aventuras, resulta conveniente repasar los contextos reales detrás de la ficción. Crédito por la imágen: 007.com

Spectre, la nueva película del agente secreto más popular del mundo acaba de ser estrenada. Es la cuarta entrega que tiene a Daniel Craig en el prodigioso papel de James Bond. Además de prometer acción, el protagonismo de bellas mujeres y automóviles impresionantes, la cinta le aporta cierta refinación a la saga, la cual seguramente será bienvenida por los seguidores acérrimos de 007. La trama se vale de elementos clásicos de las películas del agente secreto más heterodoxo del MI6 británico. Para empezar, el título se basa justamente en SPECTRE, el notorio cartel del crimen al cual Bond se enfrenta en las novelas de Ian Fleming, y en las primeras películas. En este sentido, la flamante cinta, la Bond número 24, también revive al icónico villano Ernst Stavro Blofeld. El legado del antagonista hoy es continuado por Christoph Waltz, quien le da nueva vida al personaje, acercándolo a una audiencia del siglo XXI. Al igual que Bond, los antagonistas también deben renovarse para adaptarse, y así llegar a nuevas audiencias, sin perder su potencia.

El estreno de una nueva película de James Bond siempre es motivo para celebrar al afamado agente que ha inspirado a millones durante generaciones. Mas la ocasión también amerita un repaso por la realidad detrás de la ficción. A lo largo de sus cinco décadas en la pantalla, Bond se ha visto inserto en varias tramas que reflejaban, o mejor dicho exploraban, las distintas coyunturas internacionales contemporáneas a la acción. Bond es un producto de la Guerra Fría, pero el héroe ha sabido mantenerse fresco con el paso del tiempo, ajustándose a las nuevas situaciones internacionales que trastocaban la producción de sus películas. Por ello, aquí propongo ilustrar, aunque sea brevemente, la evolución del espía más afamado de la pantalla grande.

Continuar leyendo “La política detrás de James Bond”

La relevancia política de Tyrant

Artículo publicado originalmente en BASTION DIGITAL el 19/09/2015. Recomendado por LA NACION el 08/11/2015. ¡Alerta de spoilers!

Tyrant
Tyrant es una serie televisiva que se centra en las experiencias del hijo occidentalizado de un tirano de un país ficticio de Medio Oriente. Luego de haberse formado en Estados Unidos, Bassam “Barry” Al-Fayeed (Adam Rayner) vuelve a su hogar nativo e intenta llevar a cabo una transformación democrática. La serie toca algunas de las dinámicas y dilemas que sacuden actualmente al mundo árabe. Crédito por la imágen: FX Network.

En junio pasado se estrenó la segunda temporada de la serie Tyrant (“Tirano”), producida por el canal FX de la cadena FOX. Cualquier espectador algo familiarizado con las eventualidades y la política de Medio Oriente, pronto se percatará que la serie televisiva, aunque situando la trama en un país ficticio, dice mucho acerca de la realidad. Lo que es más, en tanto el espectador acompaña el desarrollo del argumento en torno a los protagonistas, daría la impresión que la serie se transforma deliberadamente en una suerte de curso introductorio en las dinámicas políticas de los árabes. Con el correr de los episodios, los personajes van aprendiendo lecciones relacionadas con la cultura del poder en aquella parte del mundo, y se proponen incorporarlas para así no cometer errores a futuro. Dado el ominoso estado general de Medio Oriente, podría resultar conveniente repasar el contenido de tales reflexiones, que en algún lugar estarían reseñando la realidad.

Para empezar hay que destacar que el ideólogo detrás de la ficción es Gideon Raff, alguien que ya se ha ocupado de llevar el Medio Oriente a la televisión. Israelí, Raff es el creativo detrás de la premiada Hatufim, conocida como “Prisioneros de Guerra”, y que ha servido de inspiración para la popular adaptación estadounidense, Homeland. Mientras que la versión israelí abarca las faces psicológicas de soldados secuestrados (víctimas) y de terroristas, en la versión hollywoodense se da cuenta del funcionamiento de las agencias de inteligencia. Particularmente, en la cuarta y hasta ahora última temporada se habla sobre la ambivalente y contradictoria alianza entre Estados Unidos y Pakistán. Homeland fue desarrollada por Howard Gordon, famoso por producir 24, y por coproducir Tyrant junto a Raff. El israelí también está detrás de la reciente Dig, una serie que se desenvuelve en Jerusalén alrededor de un misterio antiguo, en un estilo que seña las novelas de Dan Brown.

Tyrant en mi opinión ha recibido menos crédito del que se merece. Dejando aquí de lado las consideraciones actorales o estéticas, el valor del programa estriba precisamente de la reacción de sus protagonistas, frente a un panorama que se presenta como una circunstancia más fuerte que ellos, y fuera de su control.

Continuar leyendo “La relevancia política de Tyrant”

Leon Uris y la desmitificación de la narrativa palestina

Análisis literario.

1374367267
Refugiados palestinos retornan a la aldea de Qumya, cerca de Tiberias, luego de rendirse en la guerra contra Israel en 1948. La novela “El Peregrino” de Leon Uris trata acerca del drama de los palestinos, su desencanto con el liderazgo árabe, las ambivalencias aparejadas al encuentro con los colonos judíos, y la lucha por la superación y el desarrollo. Crédito por la imagen: AFP / Getty Images.

Cuando en un seminario me toca hablar sobre el conflicto árabe-israelí, y particularmente de sus raíces, suelo citar las experiencias de galantes personajes durante su tránsito por Medio Oriente, antes y después de la Primera Guerra Mundial. Comparto con la audiencia la reflexión de Mark Twain, Adoulx Houxley, Winston Churchill, y otros viajeros, que desde sus experiencias presentan puntos de vistas interesantes que nos permiten acceder a la sociedad árabe, por lo pronto desde una perspectiva occidental. Si bien dichos testimonios no constituyen historia fáctica u objetiva en el sentido estricto de la expresión, su valor reside en la trasmisión de las vivencias subjetivas de hombres cultos y lúcidos ante el panorama árabe dentro del cual llegaron a adentrarse.

Leon Uris, quien fuera un afamado novelista estadounidense, mejor conocido por Éxodo (1958), se vale del registro histórico para escribir El Peregrino (The Haj, 1984), una obra que sitúa al lector en el drama de los árabes palestinos antes, durante y después de la creación del Estado de Israel. Si Éxodo presenta el conflicto por la estatidad hebrea desde el punto de vista de los pioneros y refugiados judíos, El Peregrino lo hace desde el ángulo de los palestinos; desde aquellos que se vieron forzados por las circunstancias a abandonar sus hogares. Magistral para algunos y viciosa para otros, lo cierto es que El Peregrino viene a ser el complemento de Éxodo, en tanto expone la misma versión de los hechos, presentando, por decirlo en resumidas cuentas, a los judíos e israelíes como civilizados, y a los árabes como seres sectarios, egoístas, y con carácter autodestructivo. Continuar leyendo “Leon Uris y la desmitificación de la narrativa palestina”

Ayaan Hirsi Ali y la reforma del islam

Publicado originalmente en FOREIGN AFFAIRS LATINOAMÉRICA el 21/05/2015.

208-reseña-gao-FOTO-02-Tony-Bock-Toronto-Star-Getty-Images-1024x640
Ayaan Hirsi Ali es una de las activistas más criticas contra la religión islámica. Criada en el seno de una familia musulmana conservadora, la vida de Hirsi Ali es una crónica de autosuperación personal. Su polémica contra el islam le costó su banca en el parlamento holandés, como así mismo el confort de la privacidad. Frente a las amenazas de muerte que pesan sobre su persona, Ayaan debe ser custodiada permanentemente. Crédito por la imagen: Tony Bock / Toronto Star.

El islam necesita reformarse urgentemente. Necesita renovarse y ponerse al corriente con los valores cívicos y liberales, con las ciencias, y con las dinámicas de las sociedades modernas. Esta es una premisa bastante recurrente entre los críticos occidentales, y desde ya que es compartida por pensadores musulmanes. Lejos de ser una preocupación contemporánea, la reforma del islam viene discutiéndose desde que los poderes europeos colonizaran la mayor parte del mundo islámico durante el siglo XIX. Los interrogantes en aquel entonces no eran tan diferentes a los que hay en boga hoy. ¿Cómo compatibilizar el islam con la modernidad? ¿Cómo legitimar las innovaciones materiales e intelectuales de los no musulmanes, para condonar su uso cotidiano por musulmanes? ¿Puede modernizarse el islam sin tener que occidentalizarse?

Con el auge de los movimientos islamistas y el terrorismo islámico en los últimos tiempos, estas preguntas han cobrado mayor trascendía. A la luz de los hechos, el interrogante de cómo reformar el islam, promete convertirse en uno de los principales debates del siglo XXI. Ayaan Hirsi Ali supo convertirse en una de las figuras más candentes de este debate. Nacida en Somalia en 1969, naturalizada holandesa, y luego norteamericana, Hirsi Ali encendió la chispa de una discusión que se repite y cobra mayor relevancia en los medios de comunicación, en las universidades, y en los foros internacionales. Continuar leyendo “Ayaan Hirsi Ali y la reforma del islam”

El valle del Jordán en House of Cards y en la vida real

Publicado originalmente en BASTION DIGITAL bajo el título de “El verdadero valle del Jordán” el 27/03/2015.

House_of_Cards_Series_3_Review__Chapter_36
En House of Cards, Frank Underwood (Kevin Spacey), el presidente estadounidense, se encuentra personalmente con su homólogo ruso, Viktor Petrov (Lars Mikkelsen), en el valle del Jordán para llegar a un acuerdo sobre una fatídica iniciativa de paz. Crédito por la imagen: Netflix.

El exitoso thriller político de Netflix, House of Cards, ya va por su tercera temporada. Con Frank Underwood como presidente de Estados Unidos, el astuto personaje de Kevin Spacey se enfrenta a la difícil tarea de encuadrar en su administración una exitosa política exterior, lo suficientemente trascendental y comerciable como para redituarle capital político. El presidente Underwood, en busca de logros y laureles para sumar puntos para las próximas elecciones, endorsa la iniciativa de su esposa Claire (Robin Wright) (primera dama convertida en embajadora ante las Naciones Unidas en circunstancias poco convencionales), y se propone llevar la paz a Medio Oriente mediante una fuerza internacional de paz asentada en el valle del Jordán.

Dejando de lado la intriga y las vicisitudes propias de la serie, cabe preguntarse: ¿sería realizable tal misión? En base a la información suministrada en estos últimos capítulos, aquí me propongo analizar la iniciativa del matrimonio presidencial por sus propios méritos, y determinar si esta sería viable en la vida real o no. Continuar leyendo “El valle del Jordán en House of Cards y en la vida real”

Cómo el Age of Empires me enseñó Relaciones Internacionales

Publicado originalmente en BASTION DIGITAL bajo el título de “Lecciones de Age of Empires” el 06/01/2015.

aoe1

Cualquier amante de los juegos de estrategia habrá experimentado o al menos escuchar hablar del Age of Empires, originalmente desarrollado por Ensemble Studios y publicado por Microsoft. Particularmente conocido por su segunda versión, el Age of Empires II (y su expansión The Conquerors) marcó un hito en el género –  y lo hizo a punto tal, que luego de más de diez años desde su salida al mercado en 1999, el juego continúa siendo uno de los favoritos de todos los tiempos. El año pasado el juego fue reeditado y programado para los sistemas contemporáneos por Hidden Path Entertainment, y vendido a través de la plataforma online de Steam.

Me confieso un fiel jugador del juego. La idea es administrar a una “civilización” y hacerla prosperar, llevarla a la guerra, destruir a los rivales, y consagrar un imperio. Cada civilización por su parte está basada en una cultura histórica, cada una ofreciéndole al jugador ciertas ventajas competitivas por sobre las otras, de modo tal que hay una nación para cada estratega. Por ejemplo, mientras que en la versión original de 1997 podemos escoger entre los griegos, los egipcios o los hititas, en la secuela favorita de 1999 podemos comandar a los españoles, los bizantinos o los persas entre tantas otras.

Dado este contexto, recuerdo que mis padres justamente me instalaron el juego de pequeño para motivarme, lúdicamente, a interesarme por la historia. Quince años más tarde, debo decir que su misión no podría haber salido mejor, porque además de intuirme con un sentido de orientación histórica, el Age of Empires me instruyó con algunos de los principios y conceptos esenciales que forman la base teórica de las Relaciones Internacionales. Aquí me propongo explicitar algunas de estas lecciones. Continuar leyendo “Cómo el Age of Empires me enseñó Relaciones Internacionales”

Éxodo (2014): sutilezas y referencias al conflicto árabe-israelí

Análisis de cine. ¡Alerta de spoilers!

Poster promocional de la película que presenta a Christian Bale en el papel de Moisés. Con esta cinta, el director Ridley Scott incursiona por primera vez en el mundo bíblico.

La película Exodus: Gods and Kings (2014) (Éxodo: Dioses y Reyes en español), dirigida por Ridley Scott ya levantó polémica desde antes de su estreno. Para empezar, se viralizó en internet una campaña de boicot contra el film por el hecho de que, a criterio de los adherentes a esta iniciativa, el reparto no representa la composición étnica de Egipto; no habiéndose contratado a suficientes actores de piel negra.

Por otro lado, como podría ocurrir con toda producción inspirada en la Biblia, la película podría herir las susceptibilidades de muchos creyentes, en la medida que – nuevamente a criterio del espectador – la cinta minimiza o relativiza el rol de Dios en la historia mesiánica. Continuar leyendo “Éxodo (2014): sutilezas y referencias al conflicto árabe-israelí”

Contienda cinematográfica: Fetih 1453 vs Septiembre once 1683

Análisis de cine. ¡Alerta de spoilers!

HDRESIM.NET
Poster promocional de Fetih 1453, superproducción del cine turco que trata sobre la conquista otomana de Constantinopla (Estambul). En el frente, Devrim Evin como Mehmed II, el sultán victorioso que se hizo con la ciudad.

Recientemente vi dos películas de 2012 que se prestan a un interesante ejercicio de contraposición. Dejando de lado el aspecto netamente artístico, las películas desempolvan y reflejan en la pantalla narrativas opuestas, entre aquella de la Cristiandad – lo que hoy es Occidente – y el Islam. Me refiero a la superproducción turca Fetih 1453 (Conquista 1453), dirigida por Faruk Aksoy, y a la producción polaca-italiana Septiembre once 1683, dirigida por Renzo Martinelli. La primera es hablada en turco y en griego, y la segunda en inglés.

En esencia, los espectadores descubrirán que mientras la primera película busca inspirar un fuerte nacionalismo turco, acaso una expresión artística del neo-otomanismo, la segunda película idealiza la defensa cristiana de Europa contra los invasores musulmanes.

No sin motivo, ambas películas resaltan en su título un año particular. Fetih1453 románticamente desarrolla la conquista otomana de Constantinopla (Estambul), evento que cristalizó la caída del Imperio romano oriental (y ortodoxo). Septiembre once 1683 idealizaen cambio la defensa de Viena contra los otomanos, evento que signó el principio de la prologada decadencia que sufriría el Imperio otomano, hasta su disolución final en 1922. Por lo dicho, 1453 y 1683 son años que pueden ser interpretados como bisagras históricas, las cuales – para bien o para mal – cambiaron el mundo para siempre. Continuar leyendo “Contienda cinematográfica: Fetih 1453 vs Septiembre once 1683”